martes, 18 de septiembre de 2007

Grave denuncia de la psicóloga arrepentida de Gran Hermano

Hace 4 años que la producción del reality Argentino Gran Hermano está en juicio con varios participantes de dicho show.

Tamara Paganini, Máximo Sacca, Verónica Zanzul, Alejandro Restuccia, Lorena González. Todos ex participantes de Gran Hermano en sus diferentes versiones. A ellos, además de haber participado en el reality, los une algo más: una profunda crisis emocional.

Esta vez, el polémico Gran Hermano llegará a la Justicia. Será luego de una denuncia realizada por una ex psicóloga del ciclo que incluye manipulación y especulación de la producción con los desórdenes psíquicos de los participantes. Desde hace muchos años que las especulaciones sobre el casting “malintencionado” de los realities circulaba en el medio, ahora aparece la palabra de la primera arrepentida de uno de los ciclos más importantes de la televisión argentina.

Se trata de María Inés Chaves Paz, jefa del equipo de psicólogos de Telefé durante las versiones 1 y 2 del Big Brother local, que llegó hasta la Justicia para denunciar lo que ocurría detrás de escena. Chaves Paz dijo que a la Casa entró gente vulnerable, que no estaba en condiciones emocionales de afrontar el ostracismo y cuya participación había desaconsejado expresamente.

También acusó al canal, que por contrato se reservaba la última palabra en el proceso de selección, de haber ignorado su opinión autorizada y que, una vez empezado el show, no siempre se satisfacían los reclamos de atención terapéutica realizados por los participantes. Claro, estas acusaciones fueron negadas por las autoridades del canal.

"Para la producción la actividad de los psicólogos no era relevante. Nosotros no teníamos poder. Hacíamos lo que nos permitía la producción", dice Chaves Paz.

En una investigación de la revista Noticias, los casos tienen nombre y apellido.

Tamara Paganini (GH 1 - Segunda finalista): Se sintió perjudicada por la difusión que hizo Telefé del video hot en el que se la veía bailando en el caño.

Máximo Sacca (GH 2 - Segundo expulsado): Denunció que había un boicot de la producción y la acusó de persuadir a sus compañeros en su contra.

Verónica Zanzul (GH 1 - Cuarta expulsada): Sufrió una profunda depresión después de salir del programa y habría tenido varios intentos de suicidio.

Alejandro Restuccia (GH 1 - Segundo expulsado): La producción llevó al estudio a su hermano, que vive en Holanda y que es gay, para hablar de su homosexualidad.

Lorena González (GH 1 - Primera expulsada): Dice que fue eliminada por un error que provocó que se votara por la negativa. No consigue trabajo.

Todos ellos iniciaron acciones legales bajo el ala de la abogada Ana Rosenfeld, que demandó a la emisora por supuestos daños psicológicos, morales y por un contrato abusivo. "A Telefé -cuenta la abogada- nunca le interesó la salud mental de los chicos. Lo que le importaba era el negocio y que subiera el rating. Para ello, elegía a participantes vulnerables para que en algún momento estallaran y generaran conflicto que en definitiva, es lo que vende".

El descargo

"La denuncia original es por programas de 2001, un tema viejo que no entendemos por qué sale ahora. Y en cuanto a la psicóloga se trata de una persona que fue querelleda por esos ex participantes y que por ello luego vino sobre nosotros". Estas fueron algunas de las palabras de un alto directivo del canal a la revista Noticias.

Vale recordar los desmanes violentos de Nino Dolce, la precipitada salida de Pablo Heredia (GH 2) tras un presunto brote y los supuestos intentos de suicidio de una de las participantes de la primera edición del ciclo. Por el momento, las responsabilidades pasan de un lado a otro. ¿Quién tendrá razón? La Justicia lo dirá.